Personas

Un tour por Canadá en el GTC4Lusso

Un tour por Canadá en el GTC4Lusso

Aldo Gottardo, cliente de Ferrari, nos lleva a algunos de los paisajes más espectaculares de Canadá
Texto

Lorraine Sommerfeld

La provincia canadiense de Ontario es famosa por las cataratas del Niágara, por sus inmaculados parques nacionales y por su capital cosmopolita, Toronto. A menos de una hora en coche del bullicio de la ciudad se encuentra la región Hockley Valley, con sus características aldeas, clubs de campo, granjas, campos de golf y largos tramos de carreteras secundarias. Parte de la escarpa del Niágara, esa maravilla de la naturaleza que cruza cuatro Estados americanos abriéndose camino entre desfiladeros en dirección norte, es una zona muy popular entre los amantes de los deportes al aire libre.

 

Con sus 890 kilómetros, Bruce Trail es la ruta de senderismo señalizada más antigua y más larga de Canadá en esas latitudes. Las colinas, los tupidos bosques y las carreteras que bordean los ríos hacen que también sea un paraíso para los aficionados a la conducción. Gracias al rehabilitación del Hockley Valley Resort, esta área ofrece una infraestructura para una estancia inmejorable durante todo el año: un spa y resort, un centro de conferencias, una colina de esquí y un campo de golf de competición, todos ellos rodeados por kilómetros a la redonda de algunos de los mejores destinos vacacionales de la región. La elevación del resort desde el escarpado ofrece vistas impresionantes del lago Ontario y Toronto.

Gottardo listo para ponerse al volante de su GTC4Lusso T <em>Foto: Ste Ho / STING</em>
Gottardo listo para ponerse al volante de su GTC4Lusso T Foto: Ste Ho / STING

La zona del Hockley Valley se conoce coloquialmente como «la cabecera» en la que cuatro grandes ríos —Humber, Grand, Credit y Nottawasaga— perfilan la región. Es una zona de pueblos y aldeas antiguos, que surgieron en su mayoría a mediados de la década de 1800. El paisaje está salpicado de pintorescas granjas con estilo casita de muñecas (gingerbread en inglés) y de las características vallas en zigzag. Es aquí adonde nos lleva Aldo Gottardo, un fiel cliente de Ferrari que reside en Toronto, para dar una vuelta en su GTC4Lusso T durante un cálido día de verano.

 

Gottardo sabe un par de cosas de Ferrari. Un constructor y promotor inmobiliario de Toronto que, al parecer, tiene un Cavallino Rampante para cada ocasión. Es el propietario de 18 vehículos «made in Maranello», entre los que se encuentran un 275GTS completamente restaurado de 1965, un LaFerrari híbrido de los más modernos, un 488 de 2017 y un 360GT de 2002. Cuando Gottardo arranca el Lusso T, se puede oír la nota del escape del Ferrari, aunque amortiguada.  

Un Ferrari de cuatro asientos sigue siendo un espectáculo raro en estas partes <em>Foto: Ste Ho / STING</em>
Un Ferrari de cuatro asientos sigue siendo un espectáculo raro en estas partes Foto: Ste Ho / STING

De acuerdo con el estilo del coche —al fin y al cabo, la elegancia es lo primero—, el interior es la esencia misma del confort encarnada en cuero. Cuando el vehículo se pone en marcha, el viaje es bastante silencioso, especialmente si se tiene en cuenta que bajo el capó hay 602 caballos. El Lusso T, con el sonido gutural del turbo y la distribución de los asientos para cuatro pasajeros, viene a colmar un vacío en la colección del Cavallino Rampante. Ferrari ha puesto un esfuerzo considerable en el diseño de la parte posterior con el fin de que los pasajeros vayan cómodos durante cualquier viaje, ya sea largo o corto.

 

Esto son buenas noticias, ya que Hockley Valley está provisto de numerosos pueblos que recorrer y paisajes maravillosos de los que empaparse. Cada aldea tiene una versión propia del casco histórico, en la que los visitantes que quieren desconectar y bailar al son de la vida local pueden buscar entre las tradicionales tiendas de General Stores y disfrutar de comidas en restaurantes de negocio familiar. Por las carreteras abundan los carteles publicitarios con anuncios de bed and breakfast y huevos y miel orgánicos.

Ontario es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza <em>Foto: Ste Ho / STING</em>
Ontario es un verdadero paraíso para los amantes de la naturaleza Foto: Ste Ho / STING

Aquí las carreteras normalmente son de dos direcciones, lo que significa que los conductores deben tener un pie ágil sobre el acelerador. Hasta con unas velocidades permitidas tan limitadas, un conductor experimentado como Gottardo, que siempre ha terminado entre los diez primeros en el circuito Corse Clienti de Ferrari, puede divertirse al volante. Al verlo conducir, se puede observar que la ausencia de sistema de advertencia de salida del carril o de sistema anticolisión del Lusso T se adapta a la perfección a su conductor: él conduce el coche; y no lo contrario.

 

Incluso en un lugar como el Hockley Valley Resort, en el que los lugareños están acostumbrados a ver vehículos increíbles a diario, el Lusso T atrae todas las miradas. Cuando Gottardo lleva el coche por la carretera de entrada hasta el resort para sacar algunas fotos, un hombre parado a un lado pregunta por el modelo, y cuando le responden que es un nuevo modelo Ferrari, abre los ojos como platos. «¿Ahora también hacen coches familiares? —pregunta—. Es muy elegante». Desde luego que lo es.

 

Ferrari