Personas

Jean Alesi nos lleva a Le Castellet

Jean Alesi nos lleva a Le Castellet

La F1 vuelve a Paul Ricard, y así lo hace también Alesi, orgulloso de sus orígenes provenzales
Texto

Stéphane Barbé

El campeón de la Scuderia Ferrari de F1, Jean Alesi, nació en la Provenza y creció soñando con vehículos de competición. El circuito de su localidad, la magnífica pista de Le Castellet, situada entre Toulon y Marsella, tiene un significado muy especial para él. En 2018 la F1 regresa a Paul Ricard, así que hemos aprovechado para volver a casa de la mano de Alesi. El favorito de los aficionados nació en Aviñón el 11 de junio de 1964, y cuando apenas tenía diez años ya le había picado el gusanillo de las carreras. «Vine a Castellet a ver a mi padre, que tenía un taller de coches en Aviñón, competir en el Tour Auto de con un Chevrolet Camaro», nos cuenta. «Aquí vi mi primer GP de Fórmula 1; Alain Prost ganó con Renault (1983). También fue aquí donde aprendí a conducir vehículos de competición, en un curso de automovilismo de la escuela Winfield; y donde gané el título de F3 en 1987».

Pero su relación con esta espléndida pista bañada por el sol no termina ahí, pues justo después tuvo lugar uno de los mejores recuerdos que guarda Alesi en competición, en el año 1989. «¡Mi primer Gran Premio de Fórmula 1!», exclama encantado. Se encontraba compitiendo en el campeonato de Fórmula 3000 Internacional cuando un día, a mitad de temporada, el célebre equipo de F1, Tyrrell, le pidió que se entrase en la F1. 
Sorprendentemente, a pesar de las emociones abrumadoras de aquel fin de semana —de hecho, una vez se olvidó el casco en la habitación del hotel— el francés acabó en cuarta posición en su debut en el Gran Premio de su Provenza natal. «Llegué aquí, sin que nadie supiera muy bien quién era, y me fui habiendo cumplido mi sueño. ¡Parece un cuento de verdad!». 
¿Quién puede haber mejor que él para enseñarnos la región en un Ferrari 812 Superfast amarillo? Alesi está enamorado de la Provenza. «Es que es mi región». 

'Super-fast' Alesi ganó el GP de Canadá de 1995 en un V12 Ferrari<em>Photo: Bernard Rouffignac</em>
'Super-fast' Alesi ganó el GP de Canadá de 1995 en un V12 FerrariPhoto: Bernard Rouffignac

Se ha comprado su «casa de jubilado» en Aviñón, y tiene «gallinas, ovejas y abejas productoras de miel». Sigue una dieta sana, que va cambiando constantemente. «Algunas temporadas como espárragos; otras, acelgas, o melones de Cavaillon, o fresas...» No nos extraña que vuelva siempre que pueda. 
Recorremos los alrededores sin prisas, acompañados por el ronroneo del motor V12. Alesi es un conductor habilidoso, y el 812 Superfast parece una extensión de su propio cuerpo. Paramos para visitar el pueblo de montaña de Le Castellet, donde es imposible que Alesi pase desapercibido. «¡Estamos aquí para crear un poquito de expectación en torno al Gran Premio francés!», exclama. Más tarde empieza una sesión de fotos con el Ferrari amarillo, que es el protagonista de todos los selfies de los que se han acercado a admirarlo.

El 812 Superfast amarillo brillanteparecía vibrante en la hermosa ciudad de Le Castellet<em>Photo: Bernard Rouffignac</em>
El 812 Superfast amarillo brillanteparecía vibrante en la hermosa ciudad de Le CastelletPhoto: Bernard Rouffignac

El afamado piloto de Ferrari admite que no es solo él quien los ha atraído, sino también el coche. «Ferrari es único. Nadie puede evitar admirar sus coches, y todos sonríen si ven pasar uno. Para alguien como yo, que siempre he sido un apasionado admirador de la marca, es una sensación reconfortante». 
En la actualidad, Ferrari está promoviendo a la siguiente generación de pilotos como Alesi. El hijo de Jean, Giuliano, se enroló en la Ferrari Driver Academy con tan solo 18 años. Ahora compite en el campeonato internacional GP3, en el que ya ha conseguido la victoria en cuatro carreras. Y lo más sorprendente es que su próxima competición será en una carrera paralela para el regreso de la F1 a Paul Ricard. «¡Qué simbólico!», dice Alesi lleno de orgullo con una sonrisa. 

 

Ferrari