Personas

Un caballero en la ciudad

Un caballero en la ciudad

Un homenaje a Rod Stewart, poseedor de una de las grandes voces de la música rock y grandes colecciones de Ferraris
Texto

Texto: Matthew Barker

En junio de este año, en mitad del concierto de Southampton’s Ageas Bowl, al sur de   Inglaterra, Rod Stewart anunció al público que iba a ser condecorado con el título de “Sir”. Sir Roderick Stewart -ese es el nombre oficial de este cantante de 71 años de edad- se mostró modesto, como siempre, acerca del asunto y dio rápidamente las gracias a sus fieles seguidores que le han estado apoyado a lo largo de sus 45 años de carrera.

 

Allí mismo, en los comienzos del British beat boom a principios de la década de los 60, Rod Stewart se convirtió en una estrella, una década más tarde, al unirse a The Face, una banda con millones de fans a ambos lados del Atlántico, por su estridente back-to-basics boogie y sus animadas fiestas en el escenario. Eran, sin duda, las mejores noches que ofrecía la década de principios de los 70. 

<span style=" font-family: Arial, sans-serif;">Rod Stewart en 1971 en Newcastle </span><em style=" font-family: Arial, sans-serif;">Photo: Getty Images</em>
Rod Stewart en 1971 en Newcastle Photo: Getty Images

«Para infundirnos el valor necesario para seguir adelante, a pesar de los pocos ensayos, recurríamos al alcohol», admitió Rod Stewart en su autobiografía de 2013. «Fuimos la primera banda en tener un bar en el escenario.»

 

Al emprender su carrera en solitario, con la que ha obtenido un gran éxito, Sir Roderick se perdió, en ocasiones,  en un mar de insulsos y sobreproducidos sintetizadores, de música disco a ritmo del bacalao y pantalones penosos. No obstante, había algo que siempre permanecía constante: esa voz increíble, grave, de soulman, que tenía algo de Sam Cooke y algo de sus orígenes humildes del norte de Londres. 

<span style=" font-family: Arial, sans-serif;">Stewart posa en 1974 </span><em style=" font-family: Arial, sans-serif;">Photo: Getty Images</em>
Stewart posa en 1974 Photo: Getty Images

Un cliente leal de Ferrari desde que alcanzó la fama en 1970. De hecho, una vez famoso, afirmó que había perdido la cuenta de todos los modelos que poseía del Cavallino Rampante ( 'Debía tener cuatro o cinco ...') Sin duda, ha tenido un Enzo, un 599 GTB y un 575 Superamerica. Y, también, el F430 Spider y el F40, que salieron a subasta en estos últimos años.

 

Más recientemente, se le ha visto conduciendo un Ferrari California por Londres y apareciendo en las tiendas de Los Ángeles al volante de un 458 Spider blanco (con el interior rojo).

 

«Los Stewarts somos una estirpe muy longeva», dijo en una entrevista. «No hay nada de lo que avergonzarse si has vivido tu vida al máximo. Es, todo un placer. Una maravilla. He tenido una vida magnífica. Soy muy feliz. Sé que puede sonar aburrido. Pero, es cierto, soy feliz».

 

Se rumorea en la red que podría haber un nuevo álbum  a la vista para el año que viene, en el que ‘Rod the Mod’ regresa a sus raíces R&B. Mientras tanto, aún sigue  de gira  promocionando su tercera colección de The Great American Songbook (estará en Europa en noviembre y diciembre). 

En el Teatro Real, Madrid, a principios de este a&ntilde;o<em style=" font-family: Arial, sans-serif;">Photo: Getty Images</em>
En el Teatro Real, Madrid, a principios de este añoPhoto: Getty Images

Incluso en la octava década, recién nombrado caballero y disfrutando actualmente de una gran felicidad en su hogar (además de los Ferraris, otra de las pasiones de Sir Roderick es su colección de maquetas de trenes), es imposible mantener a este viejo rockero alejado de lo que mejor sabe hacer, ya se trate de disfrutar del sonido en directo de su banda dándolo todo en el escenario o del sonido de su impresionante 458 Spider, cuando se detiene frente a un restaurante de Santa Mónica. 

Ferrari