Personas

El estilo de Miles

El estilo de Miles

Ferrari era el acompañamiento perfecto para Miles Davis
Texto

Texto Matthew Barker

Miles Ahead, la reciente película biográfica sobre Miles Davis dirigida por Don Cheadle, la próxima película de Chet Baker Born To Be Blue (con Ethan Hawke en el papel principal) y el sorprendente éxito de Whiplash en 2014 han vuelto a situar el jazz, y en particular nuestras ideas románticas de los músicos de jazz como personas al margen de la ley, en la corriente principal del programa cultural.

 

La película de Cheadle presenta un Davis como un alma verdaderamente atormentada. Un artista, cuya lucha por encontrar una salida creativa, en una época tan confusa y abotargada como los años de mediados y finales de la década de los 70, le conduce a una vida turbulenta.

El adjetivo habitual para describir a Davis, el hombre y su música, es "sin esfuerzo". Sin embargo, todo lo que hizo el trompetista, desde la producción de sus notas delicadas y sensibles, hasta aflojar un nudo, fumar un cigarrillo o gruñir a un periodista, era un paso estratégico, con un propósito bien concreto.

Así es como evalúas un coche, cuando lo pones en marcha. Es exactamente lo mismo. Lo que quiero decir es, yo conduzco un Ferrari no para ser más guapo, sino porque me gusta

El amor de Davis por los coches y los deportivos en particular, es conocido por todos. Al igual que muchos otros músicos, encontró una vía de escape y una sensación de libertad en la conducción. Era dueño de cuatro Ferraris: un 250 California Spider, un 250 GT Lusso, un 275 GTB/4 y un Testarossa.

<span style=" font-family: Arial, sans-serif;">Miles Davis con su Ferrari 275 GTB/4 en 1969 </span><em style=" font-family: Arial, sans-serif;">Foto: Getty Images</em>
Miles Davis con su Ferrari 275 GTB/4 en 1969 Foto: Getty Images

En 1969, mientras discutía con un periodista cómo decidir si una pieza musical era buena o mala, a Davis se le ocurrió una analogía con el mundo del automovilismo. "Así es como evalúas un coche, cuando lo pones en marcha. Es exactamente lo mismo. Lo que quiero decir es, yo conduzco un Ferrari no para ser más guapo, sino porque me gusta."

El 275 GTB/4fue uno de los cuatro Ferraris de propiedad deDavis <em style=" font-family: Arial, sans-serif;">Foto: Baron Wolman</em>
El 275 GTB/4fue uno de los cuatro Ferraris de propiedad deDavis Foto: Baron Wolman

Era un hombre sintonizado con cada detalle, alguien que usa cada momento de vigilia como una forma de expresión. No es de extrañar que le gustara Ferrari. Como tampoco es de extrañar que nos guste él.

Ferrari