Pasión

Primera victoria de Schumacher con Ferrari

Primera victoria de Schumacher con Ferrari

A pesar de los problemas de motor, Schumacher se adjudica su primera victoria con la escudería en el Gran Premio de España de 1996

El 19 de mayo de 1996 se corría el GP de Mónaco en el circuito de Montecarlo. La pole position para el Ferrari F310 de Michael Schumacher que en un circuito muy especial ha vuelto a demostrar todas sus cualidades. En el Principado cae una ligera lluvia que aumenta la confianza de los aficionados, porque el alemán siempre ha sido uno de los pilotos más rápidos en mojado. En cambio, sucede lo que nadie se imagina: Michael empieza mal, pierde la primera posición y durante la persecución del Williams de David Coulthard toma con demasiada confianza una acera mojada en la curva del Portier terminando contra las barreras: "Cometí un grave error - dirá - desperdiciando una gran ocasión. Doy las gracias al equipo por el trabajo que han realizado. Tengo una deuda con los aficionados de Ferrari".

Michael Schumacher supera a Jacques Villeneuve en un Williams-Renault FW18, en el Gran Premio de España de 1996 <em>Foto: Getty Images</em>
Michael Schumacher supera a Jacques Villeneuve en un Williams-Renault FW18, en el Gran Premio de España de 1996 Foto: Getty Images

La oportunidad de pagar se presenta dos semanas después en España. En la sesión de calificación, sobre pista seca, la última palabra la tienen los Williams, que dominan toda la temporada. Damon Hill consigue la pole colocándose por delante de Jacques Villeneuve por más de cuatro décimas de segundo y de Schumacher casi por un segundo. Sin embargo, el día de la carrera diluvia. Parece que se ha de comenzar detrás del Safety Car, pero al final el árbitro decide que se puede comenzar de la forma habitual.

A la salida los coches se mueven despacio, por la cantidad de agua que empapa el asfalto catalán, y entre los peores se encuentra Schumacher que en la primera curva se desliza al séptimo lugar, detrás de su compañero Eddie Irvine. Por otra parte, la decisión del árbitro resulta poco acertada ya que ya en la primera vuelta se retiran cinco pilotos. A estos se añade Irvine en la segunda vuelta, que termina haciendo un trompo y dejando que se apague el motor.

Michael Schumacher liderando el Gran Premio de España de 1996 con fuertes lluvias <em>Foto: Getty Images</em>
Michael Schumacher liderando el Gran Premio de España de 1996 con fuertes lluvias Foto: Getty Images

En la tercera vuelta Schumacher lucha con el Benetton de Gerhard Berger por el cuarto lugar, aunque enseguida el duelo será por la tercera posición porque mientras tanto el líder de la carrera Hill acaba haciendo un trompo. Hará otro trompo antes de terminar la carrera contra el muro de boxes. Ahora tiene el mando Villeneuve por delante del otro Benetton de Jean Alesi. En tercera posición rueda Schumacher que en la cuarta vuelta adelanta a Berger y corre a gran velocidad detrás del francés.

Jean es un mago de la lluvia pero Michael tiene un día de suerte: en un instante se pone al rebufo del Benetton y a la novena vuelta se coloca en la segunda posición. A Villeneuve también parece que le quedan pocas vueltas para ponerse a la cabeza. Le quedan tres antes de que el mando de la clasificación pase al Ferrari con el número uno que en la 13 vuelta rueda cuatro segundos más rápido que el canadiense. Michael es el dueño absoluto de la carrera: con una serie de vueltas rápidas adquiere ventaja sobre todos. En la vuelta 14 consigue la vuelta más rápida de la carrera en 1'45"571. El más rápido, Rubens Barrichello con el Jordan, corre 2,2 segundos más lento.

Michael Schumacher en el Gran Premio de Mónaco de 1996 en Monte Carlo <em>Foto: Getty Images</em>
Michael Schumacher en el Gran Premio de Mónaco de 1996 en Monte Carlo Foto: Getty Images

Desde fuera podría parecer que todo marcha bien: en realidad, el increíble ritmo de Schumacher enmascara las dificultades de su motor, el 046 V10, un fraccionamiento que la federación ha impuesto a todos los constructores. En la vuelta 18 algunas infiltraciones de agua terminan apagando uno o dos cilindros y los oídos más atentos empiezan a temer que se rompa el motor.

En la vuelta 24 el motor vuelve a girar bien, pero siete vueltas más tarde el sonido vuelve a ser preocupante. La ventaja de Michael sobre el primero de los perseguidores, Alesi, baja de un minuto a 45 segundos pero el día tendrá un final feliz. El F310 es el primero en cruzar la línea de meta y Schumacher firma su primera victoria con la Scuderia dando inicio a una serie que se detendrá sólo diez años y 71 victorias más tarde, en el Gran Premio de China en 2006.

 

 

Ferrari