Pasión

<em style=Photo: Getty Images" />

La Scuderia Ferrari repite título en el Mundial de Sport-Prototipos

En 1960, Ferrari vuelve a ganar el Campeonato del Mundo de Prototipos

Corría el año 1960 y el Campeonato del Mundo de Sport-Prototipos volvía a ser una de las manifestaciones más importantes del mundo del motor. Incluía cuatro competiciones legendarias: los 1000 km de Buenos Aires, las 12 Horas de Sebring, la Targa Florio, los 1000 km del Nürburgring y las 24 Horas de Le Mans.

La retirada del Aston Martin despejó el camino para la reconquista del título por parte de la Scuderia Ferrari. Pero la empresa no era sencilla, ya que Porsche se presentaba como un rival difícil de batir. 

Cliff Allison en el Ferrari 246 que lo llevará al 2 ° escalón del podio en el Gran Premio de Argentina, 1960 <em>Foto: Getty Images</em>
Cliff Allison en el Ferrari 246 que lo llevará al 2 ° escalón del podio en el Gran Premio de Argentina, 1960 Foto: Getty Images

La Scuderia Ferrari empezó con fuerza gracias a la actuación de Phil Hill y Cliff Allison, que se impusieron en Argentina. Pero Porsche dominó la competición con la ayuda de un equipo no oficial en las 12 Horas de Sebring y la Targa Florio, donde aprovechó la ventaja de competir con coches más ágiles.

El campeonato se trasladó entonces a Alemania para disputar los 1000 km de Nürburgring en el duro circuito de Nordschleife y, para sorpresa de todos, venció el Maserati del equipo americano Camoradi USA Racing Team, liderado por Stilring Moss y Dan Gurney, lo que obligaba a Ferrari a ganar las 24 Horas de Le Mans si quería llevarse el título a casa.

Olivier Gendebien en un Ferrari 250 Testa Rossa, durante las 24 horas de Le Mans, 1960. Ganó la carrera, junto con su compañero Paul Frère <em>Foto: Getty Images</em>
Olivier Gendebien en un Ferrari 250 Testa Rossa, durante las 24 horas de Le Mans, 1960. Ganó la carrera, junto con su compañero Paul Frère Foto: Getty Images

Ferrari dominó la carrera francesa y consiguió situar seis coches en los siete primeros puestos de la clasificación, lo que le valió el título. La victoria llegó de la mano de la pareja belga de la escudería, formada por Olivier Gendebien y el antiguo periodista Paul Frère, al volante del 250 Testa Rossa.

El segundo puesto fue para el coche gemelo del equipo North American Racing Team. pilotado por otro belga, André Pilette, y el mejicano Ricardo Rodríguez. Del cuarto al séptimo puesto se clasificaron otros cuatro Ferraris 250 GT SWB.

Ferrari