Pasión

Un hombre, siete Ferraris V12

Un hombre, siete Ferraris V12

Peter Holloway es propietario de una colección única de Ferraris: siete modelos V12 GT, cada uno de ellos con cambio manual y el motor en la parte delantera. Exactamente la visión de Enzo, afirma...
Texto

Richard Aucock

“Ferrari fue famosa por sus motores V12 desde el principio. Fue la idea de Enzo Ferrari desde el principio: vender algo único”. Como muchos Ferraristas, Peter Holloway está enamorado del motor V12 de la marca. “Es por la sensación de pureza que transmite: creo que representa todo lo que debería ser un Ferrari. No hay nada como la potencia y el par que proporciona un V12, y no creo que haya nada que produzca un sonido tan hermoso”. Especialmente si ese sonido se controla con una palanca de cambios manual.

Peter está tan entregado a su pasión, que ha reunido una colección única en homenaje al V12: siete vehículos GT con motor delantero que representan cada etapa de Ferrari, desde sus comienzos hasta el fin del milenio. 

El 250 GT Coupe de Peter se llama Ellie, en honor al lugar donde se construyó 'ella', Ellena Carrozzeria <em>Foto: Harry Grindrod</em>
El 250 GT Coupe de Peter se llama Ellie, en honor al lugar donde se construyó 'ella', Ellena Carrozzeria Foto: Harry Grindrod

“He tenido Ferraris desde 1980. Compré un 308 GT4 Dino que estuve conduciendo durante más de 25 años. Pero no fue hasta 2006 que di el salto llevado por una curiosidad que llevaba rondándome desde hacía tiempo. Probé un 575 Superamerica. Y, Dios mío, fue fabuloso. Hizo todo lo que esperaba de un V12. La sensación era sencillamente perfecta”. Peter compró el coche en ese mismo momento. Acababa de empezar su colección.

“La clave de la colección es que cada coche representa una era”, explica. ¿Y qué mejor que empezar con el 166? “Sin el éxito de ese modelo, Ferrari no existiría”. Lo cierto es que el vehículo de Peter es el primer Ferrari que se vendió en el Reino Unido (y el noveno Ferrari de la historia), lo que hace valorar aún más su origen. Sin embargo, como ocurre con el resto de su colección, esto no le impide usarlo. “Me considero un conservador de estos vehículos. No creo que deba tenerlos escondidos, así que les doy una vida muy activa, y si eso significa llenar de barro las alfombrillas o manchar la carrocería, pues que así sea. Incluso me he llevado a Lizzie de compras con la abuela en el asiento de atrás”.

Sí, Lizzie: Peter pone nombre a todos sus coches. “Bessie, el 575, fue el primero. De hecho, lo utilicé para trasladarme entre Norfolk y Londres durante muchos años. Por eso es el que más kilómetros tiene, y lo disfruté cada minuto”.

Fue en 2014, al jubilarse, cuando Peter empezó a formar su colección. “Ellie es el 250 GT Coupé: Ellena. Su construcción duró dos años, pero la espera valió la pena. De los 50 coches construidos por Carrozzeria Ellena, el de Peter es uno de los escasos 20 que quedan. Recuerda que llevó a Ellie al CarFest, un gran festival que organizan Ferrari y el actor Chris Evans en el Reino unido. “¡Cuando nos vio, levantó los pulgares en una señal evidente de aprobación!”

Silvie es el nombre del precioso 365 GTC de 1968 incluido en la colección. Ferrari construyó 150 unidades de este modelo y el de Peter es el número 26 de la serie. Al igual que Ellie, Silvie pasó una gran parte de su vida en Estados Unidos, razón por la que está prácticamente inmaculado aunque nunca se ha restaurado. Y en representación de los años 70 tenemos a Poppie, un 365 GTB/4 “más conocido como Daytona.

Ha protagonizado varios artículos en revistas, algo de lo que estoy muy orgulloso. En realidad, el Daytona fue el primer Ferrari del que me enamoré a comienzos de los 70. Ver uno en la carretera me hizo comprar el Dino en 1980”.

El hermoso 250 GT Ellena Coupé, un coche raro para colección que Peter conduce regularmente <em>Foto: Harry Grindrod</em>
El hermoso 250 GT Ellena Coupé, un coche raro para colección que Peter conduce regularmente Foto: Harry Grindrod

Los dos últimos Ferraris adquiridos por Peter fueron un 412 GT de los 80 y un 456 GT de los 90. “Estoy orgulloso de tener el 412, ya que fue el modelo que eligió Enzo Ferrari para sus últimos años. El 456 GT fue su sustituto y creo que es un coche que engaña, comenta con caballerosidad. Es un cuatro plazas capaz de alcanzar casi 305 km/h”. ¿Sus nombres? Wedgie hace referencia a la inconfundible silueta afilada del 412, sin embargo Ginnie no tiene nada que ver con las siglas ‘GT’, pero, “a sugerencia de mis amigos, le puse el nombre de la bebida ‘gin-tonic’: G&T”.

Peter se siente inmensamente orgulloso de su colección de Ferraris V12. “Hace poco encontré el nombre perfecto para la colección: ‘Twelveolution’. Es tal la conexión que tengo con cada uno de los modelos, que creo que permanecerán siempre conmigo”.

 

 

Ferrari