Pasión

Ferrari racer Sam Bird was the man entrusted to drive the P80/C at this year's Goodwood Festival of Speed

Sam Bird en Goodwood a bordo del Ferrari P80/C

El flamante Ferrari P80/C fue una de las estrellas de la escudería en Goodwood este año y el piloto Sam Bird fue el afortunado mortal encargado de conducirlo
Texto

Richard Aucock

Sam Bird, piloto del equipo AF Corse de Ferrari en el Mundial de Sport-Prototipos 2019, lleva años asistiendo al Festival de la Velocidad de Goodwood. Para él, siempre es una experiencia única, especialmente porque representa a Ferrari, una marca increíble a la que es fantástico estar vinculado: “Siempre llevo el emblema del caballo rampante con orgullo: es ese tipo de cosas con las que uno sueña”, afirma.
 
Sam está allí con una misión: subir la famosa colina en unos vehículos muy especiales, como el Ferrari P80/C, un modelo de diseño exclusivo. “Son 90 segundos increíblemente divertidos”, afirma. “Estos recuerdos perduran toda la vida”. La mejor parte es el camino hacia la línea de salida y el momento de calentar neumáticos quemando un poco de rueda. El público invariablemente vitorea: los posts de Instagram están hechos de imágenes soñadas como esta. 

Ponerse al volante en Goodwood –afirma– es muy diferente de aquello a lo que está acostumbrado. “Subir la colina es algo muy especial”. Particularmente en el P80/C, un coche que califica de “asombroso”. Lo más memorable, añade, es “estar tan cerca de la multitud y provocarle esa admiración”.

Sam fue la principal atracción de la alíneación de pilotos de Ferrari en Goodwood 2019 y lo disfrutó cada minuto. Sin la presión de un fin de semana de competición, pudo firmar autógrafos, posar para selfies y charlar con los apasionados fans de Ferrari. Para él, la magia de Goodwood nunca se desvanecerá. Y tampoco lo hará la atracción que sienten por Ferrari los tifosi ingleses, que devotamente recuperan el espíritu del festival cada año para rendir homenaje a la marca.

Ferrari