LOADING ...
Living
25/07/2016

Tastemakers

Vinos exquisitos y coches exquisitos: tres clientes de Ferrari brindan con estilo por sus éxitos

La vinicultura tiene muchos paralelismos con la fabricación de automóviles. Si deseas crear lo mejor, si quieres innovar y establecer nuevos estándares, tienes que invertir mucho tiempo, a la par de cualquier otra cosa. La paciencia es todo. Raymond Asmar, empresario libanés y profesional del desarrollo de negocios, vinicultor y cliente de Ferrari, lo resume perfectamente.

 Raymond Asmar prueba el vino de su viñedo  Photo: Rudy Shoushany

«La paciencia es la clave de la excelencia y la pasión es el motor que impulsa a la perfección», dice Asmar. «En una pride mark italiana como Ferrari, la perfección y la paciencia se aprecia en los detalles. Lo mismo vale para la producción del vino.» Para poder apreciar realmente el vino, tienes que participar en su creación, ser parte del proceso. Los clientes de Ferrari también adoran esa sensación de pertenencia, de ser un factor integral del éxito de la Compañía.

 

Tony Celani, nacido y criado en Detroit, Michigan, posee y gestiona concesionarios de Harley Davidson y Chrysler, y viñedos en Napa Valley. Llevo el vino en la sangre. «Provengo de una familia italiana, mi abuelo y yo solíamos hacer todos los años dos barricas de vino para la familia. Me llevaba a su huerto y me enseñan las técnicas de injerto con las higueras y otros frutales.

 

«En nuestros viñedos seguimos aplicando hoy en día esas mismas técnicas. Mi abuelo siempre tenía una botella de vino bajo la silla para compartirla con nosotros.»

Tom Celani ha recogido vinos durante 35 años  Photo: Tyler Gourley 

Celani y Asmar comparten pasión por la Fórmula Uno; para el primero este deporte está intrínsecamente ligado a los recuerdos de su viaje a Mónaco en ocasión del Gran Premio de 1980. «Con solo oír el sonido de los coches de F1 saliendo de los túneles, ya podía sentir toda la potencia de estos motores sin siquiera verlos", dice. Sin embargo, Asmar nos habla de su inclinación por los modelos de carretera del Cavallino Rampante. Me enamoré del California T a primera vista. Soy un fan de F1 y me di cuenta enseguida de la complicidad que tenía con el coche.»

 

Topsy Trading Company fue fundada en 1984 por Thomas Yip, apodado "El padrino del vino tinto". El primer importador de Burdeos del país, es ahora uno de los mayores importadores especializados de Asia, y puede llegar a comprar cada hasta 25.000 cajas de Grand Cru de esta renombrada región francesa. «Al trabajar en el sector del vino desde que tenía unos 20 años,  he aprendido a valorar las cosas buenas de la vida», dice Yip. «Era muy joven cuando realicé mi primera degustación de vino que, por supuesto, no supe cómo apreciar. Pero cuando vi un Ferrari por primera vez, me enamoré de inmediato.» 

Thomas Yip es conocido en Hong Kong como "El padrino de vino tinto" Photo: Callaghan Walsh

"¿Está de acuerdo en que la producción de coches y la producción de vinos comparten un enfoque parecido? Yip sonríe. «Para hacer un gran vino se necesita un tipo de vid y un terreno adecuados, pero luego estás a merced del tiempo. Y eso es algo que nadie puede controlar.» Tiene toda la razón. Eso pone a prueba la paciencia de cualquiera.