LOADING ...
Living
10/06/2016

Arte en movimiento

La historia del Ferrari 458 Italia Art Car creado por Joseph Klibansky

Uno es Joseph Klibansky, artista del new media art, nacido en 1984 en Sudáfrica pero con base en los Países Bajos. El otro un coche que no necesita presentación: el pluripremiado 458 Italia. Sus sinuosas formas han captado más de una mirada y el artista ha sucumbido ante sus encantos hasta el punto de querer utilizarlo como lienzo -un poco singular- para expresar su arte, que consiste, entre otras cosas, en técnicas innovadoras donde las fotografías manipuladas digitalmente se funden con las intervenciones pictóricas. The Official Ferrari Magazine ha entrevistado a Joseph, después del éxito de la primera exposición personal en Italia organizada en el Palazzo Franchetti de Venecia, tras un día en Maranello descubriendo los lugares donde se custodia, según sus palabras, “el Santo Grial”. Es decir, donde se esconden los Ferraris.

 

THE OFFICIAL FERRARI MAGAZINE: ¿Cómo nace su pasión por Ferrari?

JOSEPH KLIBANSKY: Se remonta a mi infancia. Mi padre tenía una tienda de ropa. Cuando hacía pedidos importantes, recibía de regalo la maqueta en escala de un coche. Así que a la edad de 5 años tuve mi primer Ferrari. Me quedé fascinado. Con la mirada entraba en el interior del habitáculo para imaginar cómo sería sentarse al volante de un coche así. Precisamente hace pocos días tuve una experiencia muy parecida: una madre se acercó a mi Ferrari con su hijo de dos años y medio. “Mi hijo adora este coche. ¿Le importa que lo mire?”. No me le pensé y le dejé subirse. Y en ese momento me di cuenta de que me encontraba ante la cosa más pura y mágica del mundo. 

Porque un niño no tiene conocimientos del mundo y, sin embargo, reconocía ese coche. Esa es la fuerza de la pasión Ferrari.

La exposición Beautiful Tomorrow de Klibansky fue su primera exposición individual en Italia 

TOFM: ¿Para Joseph Klibansky qué significa Ferrari?

JK: Libertad. Cuando conduzco mi Ferrari, mi mente está libre. Escucho el sonido del motor, observo la belleza y la calidad de los materiales … Me alejo de la cotidianidad, encuentro la inspiración.

 

TOFM: La pasión por el Cavallino Rampante es tan fuerte que ha utilizado su 458 Italia como si fuera un lienzo de verdad, creando un art car. ¿Háblenos de este proyecto?

JK: La perfección de las líneas de la carrocería del 458 representaba un “nuevo universo” donde exponer mi arte. Quería combinar el arte automovilístico con mi expresión artística en una nueva dimensión. Imaginaba ir al volante de una especie de utopía. Pero también quería llevar el arte a las personas, que recorriera el mundo: desde Ámsterdam hasta las metrópolis más frenéticas. Y diría que lo he conseguido. En cualquier parte del mundo, el resultado siempre es el mismo: cuando pasa es como si alguien pulsara el botón de la cámara lenta. ¡El tiempo se ralentiza! Las personas se paran, interrumpen lo que están haciendo. Y observan. Y esto es porque se trata de un Ferrari. No podía encontrar una forma mejor de hacer lo que me gusta, es decir contar con mi arte historias auténticas que son captadas por el público.

El Ferrari 458 Italia Art Car creado por Klibansky en 2015 

TOFM: ¿Qué opina del papel cada vez más importante de la tecnología en nuestras vidas diarias? ¿Y de qué forma incluye esta tecnología en su arte? 

JK: Creo que las obras de un artista reflejan el espíritu cultural de la época en la que vive. Cuando el público observe sus obras dentro de cien años, me imagino que querrá saber lo que significaba vivir en esa época. Personalmente creo que la tecnología es funcional para mi forma de hacer arte, porque me permite representar realmente nuestra época.

 

TOFM: ¿Cuánto tiempo ha tardado en finalizar este art car

JK: Unos cuatro meses. Aunque en realidad es mucho más porque he utilizado los cuadros realizados en los últimos cinco o seis años, de los que he tomado los mejores elementos y los he combinado formando una nueva obra de arte. Una especie de mirada sobre mi producción artística expuesta en la carrocería. Pero este artcar representa solamente una primera versión: estoy experimentado nuevos materiales porque me gustaría tener una versión permanente, menos sensible a los rayos ultravioletas.

Klibansky mirando las líneas de producción en Maranello 

TOFM: ¿Qué opina del 458 Italia? ¿Y del California T, visto que tiene uno?

JK: ¡El 458 Italia es mi primer amor, mi primer Ferrari de verdad! Representa el ápice tecnológico de una cierta época. Es algo especial. Transmite tanta potencia, igual que un tigre. Aunque también tiene mucha potencia el California T con su motor turbo: un vehículo precioso, perfecto para los viajes largos.