Carreras

<em style=Photo: Getty Images" />

El primer piloto francés de Ferrari que ganó en Fórmula 1

Maurice Trintignant cosechó victorias para Ferrari tanto en Fórmula 1 como en Le Mans
Texto

Richard Aucock

En 2019 Charles Leclerc pilotará para Scuderia Ferrari convirtiéndose así en el primer francés que compite para el equipo desde que lo hiciera Jean Alesi en 1995. Francia, el país anfitrión de las primeras carreras de motor del mundo en los 90, cuenta con un gran historial de pilotos campeones de Fórmula 1. Maurice Trintignant sería el primero de ellos en hacerse con una victoria y lo haría precisamente al volante de un Ferrari.

Esta victoria decisiva llegó en 1955. Por aquel entonces Trintignant era piloto de la Scuderia Ferrari, ya que había sido ascendido a piloto de pruebas desde el equipo privado de Ecurie Rosier. Ambos equipos conducían el Ferrari 625s de cuatro cilindros, y fue en el Gran Premio de Mónaco de ese año donde Trintignant pudo celebrar su victoria. El hábil piloto francés era el noveno en la línea de salida, pero enseguida empezó a escalar posiciones. 

Trintignant lleva con orgullo el tricolore francés en su casco de carrera <em>Foto: Getty Images</em>
Trintignant lleva con orgullo el tricolore francés en su casco de carrera Foto: Getty Images

Al final de las memorables 100 vueltas, lideraba en la pista y, cuando cruzó la meta, consiguió la que fue su primera victoria de Fórmula 1. Al hacerlo, se aseguró también un lugar en la historia como el primer piloto francés que ganaba en Fórmula 1. ¿Cuánto tardará Leclerc en unirse a él y engrosar la lista de campeones franceses de Fórmula 1? Ese mismo año, Trintignant había obtenido otro gran resultado en el Gran Premio de Argentina al volante de un Ferrari.

En los libros de registros figura como segundo y tercero, ya que ese día hacía tanto calor que muchos pilotos compartían coche. De esta manera, Maurice quedó segundo junto con José González y Giuseppe Farina y todos ellos fueron terceros con Umberto Maglioli. Aquel día todo fue tan confuso que, al parecer, los organizadores tuvieron que llamar a una empresa de auditoría para que comprobase los resultados.

Trintignant fue victorioso para Ferrari en el 625 F1 <em>Foto: Getty Images</em>
Trintignant fue victorioso para Ferrari en el 625 F1 Foto: Getty Images

A finales de año, Trintignant se clasificó cuarto en el Campeonato del Mundo. Fue un magnífico resultado, teniendo en cuenta que quienes se hicieron con el podio eran auténticas leyendas: Juan Manuel Fangio, Stirling Moss y Eugenio Castelotti. Sin embargo, las victorias de Trintignant no se limitaban a la Fórmula 1. El año anterior, había subido al podio en el Campeonato Mundial de Sport Prototipos.

González y él compartieron un Ferrari 375MM con el que vencieron en las 24 Horas de Le Mans de 1954. En 1956, terminó tercero en la general y segundo en su categoría al volante de un Ferrari 625LM Touring con Olivier Gendebien. Trintignant contaba con una trayectoria increíblemente larga para los estándares de la época. Había competido antes de la Segunda Guerra Mundial, después participó en la primeras carreras tras la guerra en 1945 y no dejó de competir en Fórmula 1 hasta 1964. 

El piloto francés ganó el Gran Premio de Mónaco de 1955 <em>Foto: Getty Images</em>
El piloto francés ganó el Gran Premio de Mónaco de 1955 Foto: Getty Images

Para entonces, el presidente francés ya le había concedido la Legión de Honor en 1960. Fuera del mundo del deporte de motor, Trintignant era un viticultor de éxito, y fue esto a lo que se dedicó cuando se retiró de las competiciones. Sus viñedos se encontraban en la región francesa de Languedoc-Rosellón, donde también llegaría a ser alcalde de Vergèze. Trintignant mostraba su sentido del humor a través del vino. En las competiciones, tenía un apodo: Le Petoulet, que significa «excrementos de rata».

El nombre, poco envidiable aunque cariñoso, nació por una anécdota tras retirarse de su primera carrera de vuelta tras la Segunda Guerra Mundial. El coche se había quedado sin combustible. Lo cual más tarde se explicaría por la existencia de excrementos de rata en el sistema, ya que el coche había sido ocultado durante la guerra bajo los fardos de heno en un granero. Trintignant demostró que había aceptado ese apodo de buen grado cuando más tarde lanzó una cosecha especial de vino tinto, que —cómo no— bautizó como Le Petoulet…

Ferrari