Carreras

Mujeres piloto

Mujeres piloto

Cada vez más mujeres participan en el campeonato Challenge. Hablamos con dos de ellas
Texto

Lawrence Ulrich

Desde 1993, más de mil pilotos aficionados han competido en el Challenge de Ferrari, pasando por circuitos legendarios como el de Monza y el del Fuji en Japón. Eileen Bildman y Lisa Clark le suman dos a una cifra de competidoras que va en aumento. Ambas participaron en el evento Laguna Seca Raceway este verano con sus Ferrari 458 Challenge EVO.

 

Bildman cuenta con la ayuda como coach de la británica Katherine Legge, la primera mujer piloto de Fórmula E, mientras que Clark, de Los Ángeles, tiene como coach al antiguo campeón de ALMS (American Le Mans Season), Gunnar Jeannette. En una pequeña entrevista en Laguna Seca afirmaba: «Las mujeres piloto no permiten que un ego demasiado grande se interponga entre ellas y su aprendizaje, como sí ocurre con algunos hombres competitivos de gran éxito». Esto que dice Jeannette se confirma solo con ver a Bildman en su remolque abarrotado, leyendo detenidamente los datos de telemetría de la VBOX y comparando concentrada sus vueltas con las de Katherine Legge.

Lisa Clark con su querido 458 Challenge EVO Foto: Alfredo Chiarappa

«Puedo ver su trayectoria aquí —dice Bildman apuntando con el dedo a la pantalla del ordenador—, dónde está ella y dónde estoy yo, y hacer una corrección en el ápice».Poco antes, un piloto la había echado al sobrepasarla de una manera imprudente en el exterior de una curva. «Ahora mismo estoy algo disgustada —admite con diplomacia— ¿Qué diablos estaba pensando?». Lleva alrededor de los hombres y s us coches más o menos desde que nació. Su abuelo abrió Howard’s Auto Service en Baltimore en la década de 1920.

 

En bachillerato ya estaba limpiando pistones y carburadores con «el trapo colgando del pequeño mono», recuerda.Al principio tuvo lo que ella llama «coches para divertirse» —rojos, por lo general, a juego con su pelo llameante— y, en última instancia, el Ferrari Testarossa de 1986 de la serie Miami Vice. Sin embargo, es lo suficientem e modesta como para admitir que, hasta 2014, «no sabía qué era un ápice». La carrera de Bildman como piloto comenzó en un Miata del SCCA (el club automovilístico Sports Car Club of America), hasta que un golpe en Summit Point (Virginia Occidental) le provocó un desgarre en un tendón del brazo derecho. 

Eileen Bildman con su 458 ganador del trofeo de damas Foto: Alfredo Chiarappa

«Ahora tengo el codo biónico», confiesa con una sonrisa mientras se sube la manga para mostrar la larga cicatriz delatora. Su pasión por las carreras ha resistido varios problemas personales, como el inusual cáncer que superó o la trágica pérdida de su hijo Kevin, muerto de un disparo en 2002 a los 22 años de edad. Ahora es una defensora de los derechos de las víctimas. Su número en las carreras, el 79, rinde un homenaje al año de nacimiento de Kevin. «Se hubiera enamorado de las carreras de competición. Siento que es la persona sobre mi hombro que me dice "Tú puedes, mamá”», asegura.

 

Como Bildman, Lisa Clark también creció con grasa bajo sus uñas. Ella comenzó conduciendo motos de motocross en Phoenix (Arizona). Aprendió a conducir de la mano de su padre soltero con una caja de cambios manual en una camioneta Ford F-150. «Siempre me ha obligado a ir a más de 130 km/h —dice Clark con una sonrisa—. Si no, tenía que parar». Ese amor por la velocidad ocasionaría más tarde un grave accidente de moto en 1982 que resultó en varios huesos rotos. 

El matrimonio y la maternidad se interpusieron, pero la llama se reavivó con una competición de Corso Pilota de Ferrari. En Laguna Seca, la cremallera de dirección del vehículo de Clark se rompió hacia el final de la carrera, pero gracias al gran trabajo de su equipo, al día siguiente ya estaba de vuelta. Empezó la duodécima y ganó cuatro posiciones para llevarse la copa femenina de ese día, que está reservada para la primera mujer en cruzar la línea.

 

Bildman, por su parte, ganó la copa femenina del sábado, sobrepasando a dos pilotos masculinos por el camino. Entusiasmada cuenta: «Me encanta la expresión en los rostros de la gente cuando me preguntan a qué me dedico y contesto que compito en la carrera Challenge de Ferrari».

Ferrari