LOADING ...
Carreras
03/10/2017

El mítico triunfo de Ferrari en Japón 2000

En vísperas del Gran Premio de Japón recordamos la famosa victoria de Ferrari en Suzuka

Inquietantes nubes amenazaban lluvia en Suzuka el domingo 8 de octubre de 2000. Como suele ser habitual en el serpenteante circuito de 6 km a orillas de la bahía de Ise, todo estaba preparado para otro emocionante desenlace de la temporada de Fórmula 1: Ferrari a punto de poner fin a más de 20 años sin conseguir un campeonato de pilotos y McLaren pisándole los talones a por el triplete.

 

Tras años de intenso desarrollo, inversiones y de casi conseguirlo, la escudería Ferrari estaba por fin a las puertas de la victoria. Las expectativas eran altas y la presión inmensa. De una forma u otra, Suzuka iba a ser el escenario de otro enfrentamiento épico de F1 al máximo nivel, pero para Maranello podría suponer todo un hito.

El inicio de la carrera Foto: LAT Photographic 

Decelerando hasta detenerse en la primera línea de la parrilla de salida, el V10 F1-2000 de Michael Schumacher se situó en la pole position, compartiendo la primera línea con el Mercedes MP4/15 de su rival Mika Häkkinen en la lucha por el título.

 

Tras un fallo del motor en la carrera anterior, Häkkinen había cedido ocho puntos de cara a la penúltima carrera del año, con lo que una victoria de Schumacher aquí significaría para él y Ferrari asegurarse el escurridizo título de pilotos.

 

En cuanto se apagaron las luces, un arranque perfecto de Häkkinen enseguida puso a Schumacher a la defensiva. Incapaz de mantener su posición hasta la primera curva, el alemán solo pudo ver cómo el McLaren tomaba una ventaja nada más comenzar que el frío finlandés convirtió en una cómoda distancia durante la fase inicial.

Schumacher toma una de las esquinas de alta velocidad de Suzuka Foto: Getty Images 

Por fortuna para McLaren, la lluvia no caía y Häkkinen mantuvo su considerable ventaja sobre el maestro indiscutible de la pista húmeda hasta la mitad de la carrera. Para la multitud de 150 000 personas asistentes en Suzuka, la brecha parecía insalvable y tanto el coche como el conductor se mantenían imperturbables y sin fallos.

 

Pero igualmente inmutable estaba el director técnico de Ferrari e incomparable estratega Ross Brawn, cuya habilidad para controlar la carrera desde el muro de boxes ya se estaba convirtiendo en legendaria.

 

Como ya se dijo, la distancia empezó a reducirse cuando los que iban en cabeza encontraron tráfico. Para cuando McLaren hizo su segunda parada en boxes, Schumacher estaba perfectamente situado para devolverle el favor, consiguiendo una ventaja considerable cuando los situados en última posición dejaron la pista libre para hacer sus paradas programadas. 

El alemán toma la delantera Foto: LAT Photographic 

Cuando Häkkinen se reincorporó a la carrera estaba casi medio minuto por detrás de Ferrari y, con la lluvia prevista cayendo ahora copiosamente, había conseguido un asiento de primera fila para otra clase magistral de Schumacher sobre pista húmeda.

 

Una intachable serie de vueltas con los neumáticos desgastados en condiciones cada vez más peligrosas serían la jugada determinante aquel día, al concederle suficiente tiempo para parar en boxes y volver a la carrera con su ventaja intacta. 

Schumacher celebra en el podio con Jean Todt Foto: Getty Images 

Finalmente Schumacher cruzó la línea de meta victorioso en la vuelta 53, ganando su octava carrera de la temporada y consiguiendo el campeonato de pilotos. Ferrari puso fin a la sequía desde que Scheckter ganara el título en 1979. El equipo entraba ahora en un período de dominio sin precedentes en la era moderna.

 

Con la fuerza indomable de Schumacher y su estrecho aliado Brawn, la escudería Ferrari continuaría ganando cinco títulos consecutivos de pilotos y constructores.



Carreras
Historia del circuito alemán en vísperas de los Ferrari Racing Days Leer más 
08/09/2016
Carreras
El antiguo piloto de F1 Derek Bell recuerda su primer encuentro con Enzo Ferrari Leer más 
26/07/2017