Automóviles

Los orígenes

Los orígenes

Se ha presentado una nueva serie especial de Ferrari con un motor V12 830 cv y unas prestaciones incomparables. Pero la expectación y emoción que despierta hoy este berlinetta de edición limitada no existiría sin dos antepasados que revolucionaron este segmento
Texto

Ben Pulman

La presentación del nuevo serie especial de Ferrari se enmarca dentro de la tradición relativamente reciente del Cavallino Rampante de crear berlinettas (cupés) V12 extremos. Estos vehículos de edición limitada reúnen todas las innovaciones técnicas (alto rendimiento del motor, aerodinámica y dinámica del vehículo) que definen el ADN de Ferrari para trasladar las prestaciones propias de los circuitos de competición a la carretera.

El primero de estos modelos de edición limitada fue el Ferrari 599 GTO, presentado en 2010. Haciendo honor a su leyenda, este berlinetta de doce cilindros era, en aquel momento, el coche de carretera más rápido del Cavallino: podía dar una vuelta al circuito de Fiorano, en 1 minuto y 24 segundos.

Haciendo honor a su nombre, la producción del Ferrari 599 GTO se limitó a 599 unidades
Haciendo honor a su nombre, la producción del Ferrari 599 GTO se limitó a 599 unidades

Procedía de un avanzado modelo experimental de competición, el 599XX, y podría ser considerado casi como una versión de carretera, ya que se benefició notablemente de la transferencia tecnológica de los Ferrari de Fórmula 1 y del programa XX.

El motor V12 de 6 litros derivaba directamente de la unidad del 599XX (incluidos el cigüeñal y el colector de escape), que proporcionaba al 599 GTO 670 CV a 8250 rpm. Al igual que el 599XX, este berlinetta de serie especial era capaz de cambiar en 60 ms y realizar múltiples reducciones de marcha con fluidez.

El peso se redujo gracias al uso generalizado de materiales compuestos y las innovaciones aerodinámicas incluyeron unas llantas especiales con un disco tipo “dónut” que, no solo mejoraba la refrigeración de los frenos, sino que conseguía que el aire caliente procedente de los pasos de rueda se mantuviera lo más cerca posible de la carrocería para reducir la resistencia al avance del coche.

En 2015, se presentó el segundo V12 serie especial de Ferrari, el F12tdf. Una vez más, encarnaba perfectamente la idea de coche de carretera extremo que se siente igualmente cómodo en la pista, y las innovaciones dieron lugar a un berlinetta insuperable en términos de aceleración, comportamiento en carretera y agilidad.

El Ferrari F12tdf presentaba un novedoso sistema de dirección en las ruedas traseras conocido como batalla corta virtual
El Ferrari F12tdf presentaba un novedoso sistema de dirección en las ruedas traseras conocido como batalla corta virtual

Las prestaciones estaban fuera de toda duda con un V12 atmosférico de 780 CV que ofrecía una respuesta incomparable hasta el límite marcado por la línea roja a 8900 rpm. El abundante uso de fibra de carbono, tanto en el interior como en el exterior, permitió reducir drásticamente el peso del vehículo, que se rebajó unos 110 kg.

La velocidad en las curvas también se incrementó gracias a un aumento significativo de la carga aerodinámica, que alcanzó niveles sin precedentes para un berlinetta V12 con motor delantero. Se introdujeron numerosos cambios aerodinámicos para lograr estas prestaciones, entre ellos, modificaciones en la inclinación del parabrisas trasero, lamas para evacuar aire procedente de los pasos de rueda traseros y un nuevo diseño del difusor con tres flaps activos.

Igualmente innovadora era la espectacular aceleración lateral en las curvas, que se debía a un aumento del 8% en la relación entre los neumáticos delanteros y traseros, y al novedoso sistema de dirección de las ruedas traseras, conocido como batalla corta virtual. Este sistema, integrado con los sistemas de control dinámico del vehículo, ofrecía un giro instantáneo en carreteras reviradas y circuitos con mucha dificultad técnica, al tiempo que mejoraba la estabilidad a altas velocidades.

La exclusividad de estas maravillas tecnológicas estaba asegurada, ya que solo se produjeron 599 unidades del 599 GTO y 799 del F12tdf, todas ellas vendidas a clientes de Ferrari antes de su presentación en público. Además, para dejar patente el linaje de ambos modelos, los nombres 599 GTO y F12tdf rendían homenaje a carreras y vehículos legendarios del ilustre pasado del Cavallino Rampante.

La denominación GTO (Gran Turismo Omologata) evoca rápidamente a dos Ferraris: el 250 GTO, que arrasó en las competiciones de GT en la década de los 60, y el emblemático GTO de 1984, que esencialmente inventó el género de los superdeportivos modernos. En el caso del F12tdf, el nombre rinde homenaje al Tour de Francia, la mítica carrera de resistencia en carretera que Ferrari dominó en los años 50 y 60, especialmente con el 250 GT Berlinetta de 1956, que ganó cuatro ediciones consecutivas.

El nombre de la nueva serie especial de edición limitada de Ferrari (junto con otras novedades técnicas) se desvelará el 5 de mayo…

Ferrari