Automóviles

PRUEBA DE ESQUÍ

PRUEBA DE ESQUÍ

Sacha Theocharis, campeón francés de esquí mogul, puso a prueba un Ferrari GTC4Lusso en las carreteras alpinas y descubrió la doble personalidad del vehículo

¿Qué podría gustar más a un campeón de esquí mogul, que además de fan de la Fórmula 1 y de Ferrari, que recorrer una carretera de montaña a bordo de un GTC4Lusso?

Esta fue la fantástica oportunidad que Ferrari brindó a Sacha Theocharis, pentacampeón de esquí y miembro del equipo nacional francés en la pasada edición de los Juegos Olímpicos de Invierno celebrados en Pyongyang.

Sacha aceptó entusiasmado la ocasión de probar un Ferrari GTC4Lusso desde Lyon hasta la estación de esquí de Meribel. Mientras conducía el Ferrari por unas carreteras que conoce como la palma de la mano, pudo apreciar la versatilidad de un vehículo que puede conducirse en cualquier condición.

Como esquiador profesional, lo primero que hizo fue aprovechar el amplio espacio interior del coche para guardar sin problemas el equipo de esquí y el equipaje. Sacha quedó muy impresionado con la doble personalidad del GTC4Lusso. Apreció su confort y manejabilidad tanto en el tráfico de Lyon como en la autopista. 

Pero, tan pronto como encaró el tortuoso ascenso a Meribel, puso a prueba la potencia del motor, la precisión de la caja de cambios y el increíble agarre del Ferrari, una combinación perfecta para disfrutar de una conducción deportiva sean cuales sean las condiciones de la carretera.

Todo el material fotográfico y videográfico contenido en el artículo anterior ha sido creado antes de la emergencia del Covid-19 y los decretos gubernamentales publicados al respecto

Ferrari