Automóviles

Los reyes del circuito

Los reyes del circuito

Cuatro Ferraris legendarios de competición, todos propiedad de un gran apasionado
Texto

Chris Rees

Esta imagen del corazón de carreras de Ferrari no es fácil de superar: cuatro iconos del mundo de las carreras juntos, todos propiedad de una sola persona, el piloto de Ferrari Challenge, Brian Kaminskey. Se presenta en el pitlane con una alineación formidable, formada por un 599XX, un 488 GT3, un 488 Challenge y el más especial de todos, un coche de F1 que perteneció a Michael Schumacher. Vamos a empezar por los dos 488. El Challenge es básicamente un 488 GTB de carretera modificado para competir en la serie Ferrari Challenge, mientras que el GT3 compite en campeonatos mundiales contra coches de diferentes marcas.

La aerodinámica es la clave de sus prestaciones y es difícil no ver sus grandes alas traseras. Otro elemento clave de la velocidad es la potencia y el motor biturbo V8 del 488 Challenge tiene 670 CV. El extraordinario sistema Side Slip Control de Ferrari también está recalibrado (junto con el E-Diff) para el mundo de la competición. Además, el piloto tiene a disposición nada menos que tres mandos manettino para el ajuste de precisión del control de tracción, el E-Diff y los sistemas de frenos. Brian nos da su opinión sobre las carreras Challenge: “Es una serie muy competitiva, muy divertida y muy rápida. Es una manera excelente de entrar en las carreras de Ferrari, y te sientes parte de una familia.”

El 488 GT3 del piloto se ha adaptado para cumplir el reglamento del GT3. La potencia del conocido biturbo V8 de 3,9 litros está limitada conforme al reglamento de su categoría, el paquete aerodinámico también es específico del GT3 y el cambio secuencial hace entrega de toda su potencia sin el software Slide Slip Control.Como pesa tan poco, es un coche muy rápido y muy competitivo. Brian resume así su sensación al volante: “Es todo un sueño, tan bien equilibrado y con una aerodinámica trasera increíble.”

El siguiente, el 599XX se basa, como todos los Ferrari XX, en un coche de carretera —en este caso, en el 599 GTB Fiorano—, pero utiliza la tecnología derivada de la Fórmula 1 para transformarlo en un coche de carreras extremo. El motor V12, muy modificado, es muy potente (700 cv) y tiene un sonido increíble. Tarda solo 60 milisegundos en cambiar de velocidad, y el sistema de control electrónico "High Performance Dynamic Concept"’ está diseñado para garantizar prestaciones extremas.

El paquete aerodinámico "Actiflow" de Ferrari incluye dos ventiladores montados en el maletero, que canalizan el flujo de aire de los bajos del bastidor a través de las rejillas traseras. La carrocería y los sistemas de freno también incorporan numerosos elementos realizados en fibra carbono ligera. Acerca del 599XX, Brian afirma: “Es tan divertido de pilotar, prácticamente puedes deslizarlo por la pista. El sonido que oyes al reducir de marcha, especialmente con el kit Evo, que lleva las salidas de escape justo en las ruedas delanteras, es el mejor de todos los coches GT. Cuando te vas a dormir, todavía lo sigues oyendo y sintiendo.”

Por último, el rey de la formación, el coche del Gran Premio de F1 con el que Michael Schumacher logró la victoria en 2003. La exclusiva colección F1 Clienti de coches de fórmula uno Ferrari, que originalmente fueron conducidos por pilotos de la talla de Schumacher, Alonso y Räikkönen, ofrece a sus dueños la posibilidad de pilotar estas leyendas de F1 por los circuitos de todo el mundo. Brian, lo resume así: “La fuerza g, la carga aerodinámica, el agarre, todo es impresionante en un coche de F1. De hecho, es algo verdaderamente especial poder disfrutar de este momento con los cuatro coches juntos, por primera vez.”

 

Ferrari