Automóviles

Un sueño: la Fórmula 1

Un sueño: la Fórmula 1

¿Qué se siente al poseer y pilotar el coche con el que Michael Schumacher ganó el mundial de Fórmula 1 en 2003?

Van desapareciendo los clientes y la imagen no puede ser más impresionante. Ante la mirada se extiende la recta de salida de Mugello, el mítico circuito de competición de Ferrari situado en el corazón de la Toscana. En realidad, la vista es aún más espectacular: la imagen está recortada en primer plano por el morro de un Ferrari F1. Pero, quizás, la parte más irreal de esta instantánea sea estar contemplándola desde el asiento del monoplaza, exactamente el mismo que llevó a Michael Schumacher a la victoria del campeonato de Fórmula 1 en la temporada 2003.

No es un sueño, sino una realidad difícil de imaginar para Brian Kaminskey, uno de los pocos privilegiados que poseen un Ferrari Fórmula 1 a través del exclusivo programa F1 Clienti. “Es un auténtico sueño hecho realidad estar aquí sentado”, afirma Brian, “y estar detrás del volante de este coche es algo surrealista. Es un auténtico honor y un privilegio estar en el asiento de una leyenda, la mayor que haya existido jamás”.

A Brian, esta pasión le viene de familia. “Crecí viendo a Schumacher y ahora mi hijo es un gran fan de Charles Leclerc, es hereditario. Lo más cerca que estuve de esto cuando era un crío fue la TV o un póster en la pared. Para mí y mi familia, poseer este coche es algo surrealista”.

Y, sin embargo, es absolutamente real. Por tanto, ¿qué se siente al conducir el coche de Schumacher en Mugello? “He estado buscando las palabras para describir la sensación desde la primera vez que lo llevé por la recta”, sonríe Brian. “La mejor manera de describirlo es... un jet con ruedas. La aceleración es alucinante, las fuerzas g, la carga aerodinámica, el agarre, todo en él es impresionante. Siento una enorme conexión con este coche. Llegar a la curva 1 a toda velocidad y pasar de séptima a segunda en milisegundos es tocar el cielo”.

Brian se encuentra con otro ex automóvil Schumacher Ferrari F1 en la pista. "Michael fue 'el más grande'", dice
Brian se encuentra con otro ex automóvil Schumacher Ferrari F1 en la pista. "Michael fue 'el más grande'", dice

¿Cómo es posible llegar a experimentar algo así? Bueno, el programa F1 Clienti de Ferrari permite a un pequeño grupo de personas adquirir un auténtico Ferrari Fórmula 1 clásico. Muchos de ellos son máquinas impregnadas de historia que estuvieron en manos de gente como Michael Schumacher, Fernando Alonso o Kimi Räikkönen, y que reciben los mejores cuidados en una sección especial de la sede de la Scuderia Ferrari en Maranello.

Ferrari Corse Clienti brinda a los propietarios de los vehículos la oportunidad de conducir sus coches de Fórmula 1 en algunas de las pistas más emblemáticas de Estados Unidos, EE.UU. y Asia. El objetivo es hacerte sentir como un auténtico piloto de la Scuderia Ferrari. No tienes que preocuparte de nada excepto de encender el motor, ponerte el casco y divertirte, porque Corse Clienti se encarga del resto.

"Llegar a experimentar el Ferrari ganador del título de Schumacher es realmente un sueño hecho realidad", dice Brian
"Llegar a experimentar el Ferrari ganador del título de Schumacher es realmente un sueño hecho realidad", dice Brian

Esto incluye todo el mantenimiento, los preparativos y los reglajes. Brian lo confirma: “Quienes cuidan del coche son las mismas personas que lo construyeron y se encargaban de su mantenimiento, incluidos algunos miembros del equipo original de Schumacher. Cuando lo conduces, sientes que estás en las mejores manos”. Ese mismo nivel de servicio se aplica también a la experiencia al volante, afirma Brian: “Ferrari hace un trabajo excepcional enseñándote a pilotar el F1, para lo que cuenta con algunos de los mejores instructores del mundo. Es increíble que sea capaz de llevar este coche por la pista como lo hago. Es una prueba de lo que significa Ferrari: quiero decir, estás conduciendo uno de los coches más exclusivos del mundo en los circuitos más icónicos del mundo, con los mejores instructores del mundo... Realmente hacen que te sientas en familia, y son una familia. Es un verdadero honor formar parte de ello”.

Así que, ¿qué se siente al convertir un sueño en realidad? Brian nos responde: “Solo sentarme en el coche y vivir ese momento me hace pensar: ¡ey! estoy sentado en el coche con el que Michael Schumacher ganó el campeonato… es algo irreal y todavía no me lo creo. Es un auténtico sueño hecho realidad”.

 

Ferrari