Automóviles

<em style=Foto: Getty Images" />

Cómo es: el volante del Ferrari SF90

Ya puede tener su propia réplica del volante utilizado en el monoplaza SF90 de Ferrari. Aquí explicamos algunas de sus múltiples funciones

Los coches de Fórmula 1 poseen una tecnología increíblemente avanzada. Para sacar lo mejor de ellos, los pilotos cambian y adaptan una multitud de ajustes durante la carrera a fin de mantener el vehículo funcionando al máximo rendimiento. Es un trabajo difícil y de gran precisión que se realiza a más de 300 km/s y bajo la tensión de la competición. Pero, ¿cuál es el centro de control de toda esta compleja maquinaria? El volante.

El último SF90 de la Scuderia Ferrari conducido por Sebastien Vettel y Charles Leclerc tiene un volante tan repleto de botones y conmutadores que uno se pregunta cómo hacen las estrellas de la Fórmula 1 para entenderlo. Pero están entrenados para hacerlo y se lo conocen como la palma de la mano. Ahora, gracias a Ferrari Store, usted también puede sentirse como un piloto de F1 porque ya está a la venta la réplica del volante del SF90 a escala real. Es una unidad hecha a mano por los estudios Amalgam, está fabricada en fibra de carbono y aluminio, y contiene todos esos botones y mandos que siempre ha querido conocer. 

La réplica a escala del volante Ferrari SF90 Fórmula 1 de Vettel y Leclerc está a la venta en las tiendas Ferrari
La réplica a escala del volante Ferrari SF90 Fórmula 1 de Vettel y Leclerc está a la venta en las tiendas Ferrari

Pero, ¿por dónde empezar para entender todas sus funciones? Primero, echemos un vistazo a las partes más obvias. En la parte superior se encuentra el display multifunción, que proporciona información a los pilotos en tiempo real. Más arriba vemos algunos testigos que indican, por ejemplo, las revoluciones del motor o si está activado el DRS (Drag Reduction System), el sistema de reducción de la carga aerodinámica. Al lado del display vemos unas luces que reproducen los colores de las banderas que hacen ondear los comisarios de la carrera en el lateral de la pista. El botón "N" selecciona el punto muerto y el botón "P", el limitador de velocidad para el pit lane.

En la parte inferior del volante se sitúan una serie de mandos que resultarán familiares a los conductores de los Ferrari de carretera: los conmutadores del manettino. El manettino central, en el que figura el Cavallino Rampante de Ferrari, es un dial multifunción con el que se controlan ciertas funciones del motor y otros ajustes. Puede considerarse como un atajo, un sistema de acceso rápido a las funciones. El manettino situado a su izquierda ajusta la unidad de potencia híbrida y el de la derecha permite seleccionar el mapa de motor. Observe la gradación de colores desde el verde, que indica el modo "eco", hasta el rojo, que indica "máxima potencia".

El manettino inferior izquierdo, señalado con el rótulo "Grip" (agarre), se utiliza para aplicar la cantidad perfecta de deslizamiento del embrague y de par. El manettino situado en el extremo derecho es otro conmutador multifunción que se emplea para activar el modo de recuperación y otras funciones menos utilizadas. ¿Y ese conmutador central rodeado de un cuadrado con rótulos de diferentes colores? Este se utiliza para activar los distintos modos del motor de combustión interna: "WU" para warm-up (calentamiento), "PSHQ" para pre-start heat qualify (modo para vueltas de clasificación), etc. El ajuste "SC" se utiliza cuando sale a pista el coche de seguridad durante una carrera.

El volante de Vettel es una obra maestra de ingeniería que ahora puede mostrar en su propia casa <em>Foto: Getty Images</em>
El volante de Vettel es una obra maestra de ingeniería que ahora puede mostrar en su propia casa Foto: Getty Images

Los volantes del Fórmula 1 contienen incluso más mandos. Justo donde descansan los pulgares del piloto, debajo de los botones "N" y "P", hay dos ruedecillas marcadas con los rótulos "DIF IN" y "DIF MID". Sirven para modificar los ajustes del diferencial en la entrada y la mitad de las curvas. Los pilotos pueden llegar a utilizar estos mandos muchas veces durante una vuelta. Otras cuatro ruedecillas situadas en posición vertical controlan el uso y la configuración del sistema de frenos (BS), el par motor (TRQ), el freno motor y el estado de la carga. Junto a estas, integrados en la base de Alcantara, hay dos mandos de control de la presión para modificar el equilibrio entre los frenos delanteros y traseros.

Y, por si no fuera suficiente, los pilotos tienen que pulsar también unos cuantos botones: el de la radio de comunicación con boxes, el del sistema DRS (K2), un botón denominado "OIL" que activa una bomba de aceite adicional, el botón "C" (para beber) e incluso un botón para confirmar las instrucciones recibidas de su equipo. Y no lo olvide, mientras tanto, tienen que estar pulsando las levas de cambio situadas detrás del volante (y la leva del embrague para arrancar en parado).

El volante de la Scuderia Ferrari es una auténtica obra de arte de la ingeniería y, ahora, usted también puede disfrutar de una réplica del mismo e impresionar a sus amigos explicándoles para qué sirve cada botón, cada dial y cada manettino. Es una pieza diseñada para hacer un poco más real el sueño de ser piloto de Fórmula 1…

Ferrari