Automóviles

<em style=Foto: Amy Shore" />

Vettel y Leclerc ponen a prueba el Monza SP2: una vuelta

En su estancia en Maranello para una reciente reunión del equipo, Sebastian Vettel y Charles Leclerc tuvieron ocasión de realizar una «prueba de conducción» del nuevo Ferrari Monza SP2. Eso pensaban ellos…

Porque la vida de Sebastian Vettel y Charles Leclerc no es todo obligación y nada de devoción. En mayo, los dos pilotos de la escudería Ferrari acudieron a Maranello para una reunión con el director Mattia Binotto y con los ingenieros del equipo. Acabada la misión oficial, los dos corredores tropezaron con un flamante Ferrari Monza SP2 y preguntaron si podían darle una vuelta al automóvil. Tener contacto directo con un Monza SP2 y su magnético atractivo no ocurre todos los días. Los Monza SP1 y SP2 son los primerísimos modelos de una serie extremadamente limitada —solo se fabricarán 499— bautizada Icona e inspirada en los momentos más importantes y emblemáticos de la historia de Ferrari.

El automóvil que Vettel y Leclerc lograron conducir es un extraordinario ejemplo, un nuevo SP2 «engalanado» para homenajear al 290 MM que condujo Juan Manuel Fangio en la Mille Miglia de 1956. Los dos pilotos condujeron el Monza por las carreteras ondulantes que serpentean la amena campiña alrededor de Maranello. El ambiente era distendido y festivo. Cuando los corredores se detuvieron para hacer fotos e intercambiarse al volante, tuvimos la oportunidad de charlar unos instantes sobre lo que significa para ellos correr para la Scuderia, que este año celebra su 90 aniversario.

Vettel y Leclerc tomaron 'su' Monza SP2 para dar una vuelta por el campo alrededor de Maranello <em>Foto: Amy Shore</em>
Vettel y Leclerc tomaron 'su' Monza SP2 para dar una vuelta por el campo alrededor de Maranello Foto: Amy Shore

«Creo que un aspecto que hace tan especial correr para Ferrari es saber que formas parte de su increíble historia», responde Vettel, que ha cumplido cinco años con el equipo de Fórmula 1 de la marca. «Cuando vistes el mono con el Cavallino Rampante en el pecho, sabes que eres más que un piloto: eres embajador de la marca y eso te hace sentir aún más orgulloso».

Leclerc se graduó en la Ferrari Driver Academy, ganó la Fórmula 2 en su primera temporada en 2017 y tuvo un debut extraordinariamente potente en la Fórmula 1 de 2018 que le granjeó el segundo asiento en el SF90. No puede estar más de acuerdo: «Mi aventura con la Scuderia no ha hecho más que empezar», afirma. «Pero desde el primer día me di cuenta de que era un equipo verdaderamente único con una historia inigualable. Es difícil no estremecerse cuando te pones al volante de un Ferrari». Leclerc también explica cómo ha cambiado su vida personal desde que se incorporó a esta escudería: «La gente me para en la calle para felicitarme y debo decir que me encanta».

La librea de este Monza festeja el 290 MM que tenía Juan Manuel Fangio en la Mille Miglia del 1956 Foto: Amy Shore
La librea de este Monza festeja el 290 MM que tenía Juan Manuel Fangio en la Mille Miglia del 1956 Foto: Amy Shore

Vettel es un gran entusiasta de la historia de la marca y conoce a fondo sus datos y sus cifras. Le impresiona cómo la pasión y la inspiración de Enzo «son cualidades que actualmente siguen vivas en Ferrari, en el tremendo orgullo, atención y cuidado con que fabrican sus coches, tanto turismos como de F1. Con Ferrari se produce una conexión especial y única, tanto si trabajas en la fábrica o eres el dueño de un Ferrari o un corredor de la Scuderia, donde uno siempre es consciente de la responsabilidad que acompaña al Cavallino Rampante. Es una responsabilidad que para mí es un privilegio».

De vuelta en la Gestione Sportiva, Leclerc nos transmite sus impresiones sobre el Monza SP2. «Entrar en este Ferrari es un poco como sumergirte en el pasado: es extremo y categórico, pero rebosa de tecnologías que, somo suele ocurrir, se han probado en competición. No creo que nadie pueda compararse a Ferrari en la enorme transferencia tecnológica de sus coches de carreras a sus turismos» Este automóvil también se distingue por su diseño. Concebido por el Centro Stile interno de Maranello, el Monza SP2 —con unas líneas increíblemente puras y elegantes que empezaron siendo el trazo simple de un lápiz—, detiene el tiempo al aunar tradición y tecnología de vanguardia bajo el nombre de Ferrari, igual que hacen los pilotos de Fórmula 1 de la Scuderia cuando combinan velocidad e ingenio con el nombre del Cavallino Rampante.

Ferrari