Automóviles

<em style=Photo: Christopher Lim" />

Ferrari P80/C, un coche para la eternidad

La última obra maestra salida del programa de proyectos especiales (SP) de Maranello evoca los gloriosos prototipos de coches deportivos de los años 60
Texto

Jason Barlow

Poseer un Ferrari es un sueño hecho realidad para sus propietarios. Pero, incluso dentro de ese selecto grupo de afortunados, algunos lo son mucho más gracias al programa de proyectos especiales de la marca del Cavallino Rampante, que les brinda la oportunidad de crear su propia visión del Ferrari ideal. El SP1 de Junichiro Hiramatsu inauguró esta nueva era en 2008; más tarde le siguieron otros modelos. Pero la última creación, el P80/C, ha llevado el programa SP hacia nuevos territorios al utilizar el Ferrari de competición 488 GT3 como base.

Básicamente, esto significa que se ha liberado de cualquier requisito de homologación propio de los coches de carretera para dar lugar a un concepto aún más extremo. Por ejemplo, no es preciso instalar unos faros delanteros al uso. Además, al estar basado en el chasis del 488 GT3, la batalla del P80/C es 50 mm más larga que la del 488 estándar y, bajo la carrocería, el peso se ha optimizado sin restricciones para dotar al vehículo de un diseño verdaderamente radical. 

La fabricación del coche tardó cuatro años. A la izquierda: el alerón trasero desmontable; a la derecha: el prominente guardabarros delantero <em>Foto: Christopher Lim</em>
La fabricación del coche tardó cuatro años. A la izquierda: el alerón trasero desmontable; a la derecha: el prominente guardabarros delantero Foto: Christopher Lim

Esto ha permitido al Centro Stile de Ferrari jugar con las proporciones del coche y convertir su parte trasera en una cautivadora manifestación visual de la potencia que encierra el modelo: visto desde atrás, el elemento dominante es un gran alerón de fibra de carbono, pero la clara exposición del motor V8 biturbo de 3,9 litros y 580 cv también ofrece una visión realmente espectacular.

Pero no es solo un regalo para la vista. El nuevo coche ha demostrado ser sumamente eficiente sobre el asfalto y, aunque los elementos del difusor trasero son comunes a los del GT3, el splitter y todas las superficies exteriores son exclusivas del modelo. Semejante refinamiento aerodinámico es un logro asombroso en una pieza única que podría haberse quedado en un proyecto superficial. Sin embargo, cada pieza convierte al P80/C en un logro genuinamente singular y un testimonio del compromiso de su propietario.

El alerón trasero incorpora las luces traseras, mientras que una rejilla aleja el calor del compartimiento del motor <em>Foto: Christopher Lim</em>
El alerón trasero incorpora las luces traseras, mientras que una rejilla aleja el calor del compartimiento del motor Foto: Christopher Lim

“Un proyecto Ferrari siempre nace de un sueño”, afirma Flavio Manzoni, director de diseño, que añade: “Pero no podemos dejar de lado la realidad. Este proyecto era una forma de evocar el verdadero espíritu y potencia de los prototipos de coches deportivos de los sesenta”. El empresario hongkonés que encargó el vehículo, TK Mak, explica qué le impulsó a desarrollar este proyecto: “Como muchos Ferraristas, llevo enamorado de los prototipos de deportivos de los sesenta y setenta desde que era joven. Eran los tiempos del método de "ensayo y error", un mundo sin diseño asistido por ordenador en el que los ingenieros tenían que explorar los límites de su imaginación y su experiencia para conseguir esos milisegundos extra impulsados por la necesidad de arreglárselas por sí mismos.

“El objetivo del P80/C era recrear el espíritu de aquella época, en la que la estética y la ingeniería iban de la mano, la belleza importaba tanto como las prestaciones”. El empresario quería utilizarlo como una forma de proyectar su visión de un futuro prototipo GT. "Mi interpretación de un lenguaje de diseño futuro para Ferrari, una marca que llevo en el corazón”.

Detalles del P80 / C: la insignia de Ferrari debajo del parabrisas envolvente; tapa del motor en aluminio <em>Foto: Christopher Lim</em>
Detalles del P80 / C: la insignia de Ferrari debajo del parabrisas envolvente; tapa del motor en aluminio Foto: Christopher Lim

Aunque el trabajo de colaboración entre el cliente y el Centro Stile siempre es confidencial, TK nos da algunas claves: “Teníamos que asegurarnos de que sería un proyecto verdaderamente colaborativo entre las dos partes antes de crear los primeros diseños... Debíamos tener la certeza de que ambas partes compartían nuestra visión del coche para saber que ponían el mismo entusiasmo que nosotros en dar vida a esta idea. Era un proyecto construido sobre los cimientos del respeto mutuo. En total, no llevó más de cuatro años ver este coche pasar de los bocetos al metal”.

El P80/C está inspirado en varios diseños, incluido el P4, que vio la luz en 1967 en Monza, el 250 LM, ganador de las 24 horas de Le Mans en 1965 y el Dino 2016 S. “Con medio siglo a sus espaldas, creo que la mayoría de nosotros coincidirá en que [el P4] sigue siendo uno de los coches de carreras más hermosos de la historia. El simple "porte" del vehículo es impresionante: escucharlo y verlo correr hoy despierta tanto interés en la gente como lo hacía en 1967. No hay muchas cosas, aparte de los coches, que superen la prueba del tiempo”, observa TK. Con el P80/C, esa lista exclusiva ahora es, sin duda, más larga.

Ferrari