Automóviles

El Ferrari inglés vuelve a relucir

El Ferrari inglés vuelve a relucir

Ya está restaurado el 250 GT Berlinetta (batalla corta) que compitió en Le Mans en 1960

Estamos a punto de entregar a su dueño el 250 GT Berlinetta (batalla corta) que vivió la mayor parte de su carrera deportiva en Gran Bretaña.

 

Este lo adquirió Graham Whitehead a principios de 1960. Este piloto inglés contaba con un nutrido palmarés nacional y, durante su carrera, también pudo probar la Formula 1. Este Ferrari debutó en la carrera más difícil del mundo: la 24 Horas de Le Mans. 

El 250 GT Berlinetta tiene un excelente pedigrí de competición
El 250 GT Berlinetta tiene un excelente pedigrí de competición

En la línea de salida había siete 250 GT Berlinetta de carreras de aluminio, el de Whitehead, que compartía con su compatriota Henry Taylor, tuvo que retirarse estando entre los primeros puestos. Ese mismo año Whitehead quedó quinto en el Tourist Trophy y en la 1000 Km de París y logró la victoria en el GP de Angola, en el circuito urbano de Nova Lisboa, actual Huambo. En 1961, el inglés logró dos primeros puestos en Snetterton y una tercera posición en el Grand Prix de Spa, Bélgica.

El coche ha sido totalmente restaurado por el departamento Ferrari Classiche
El coche ha sido totalmente restaurado por el departamento Ferrari Classiche

A finales de año, Whitehead cedió el Ferrari a su compatriota Geoff Richardson que quedó tercero en Snetterton, en 1962, antes de retirarse de las carreras. El coche se pintó de rojo y negro y se vendió a un coleccionista. En 1985 volvió a Italia cuando el nuevo dueño la puso en manos de la empresa Michelotto Automobili de Padua. En 1991 fue una de las piezas estrella de la subasta de Nurburgring, donde cambió de dueño por más de 1,2 millones de euros. Durante unos años, protagonizó eventos del Cavallino Rampante como “Tutte le Ferrari in Pista”, celebrado en Mugello en 1995, y algunas etapas del Ferrari Historic Challenge.

En 2010, el coche se vendió a un apasionado inglés que decidió ponerlo en manos del departamento Classiche de Ferrari para restaurarlo y dejarlo como estaba la primera vez que Whitehead lo sacó al circuito. El Ferrari, que estamos a punto de entregar a su dueño, vuelve a ser de color celeste Scaglietti metalizado y a llevar el número 15, el primero que le asignaron en la 24 Horas de Le Mans de 1960.

 

Ferrari